Saturday, July 27, 2013

Salvador Dalí - The Broken Bridge and the Dream


Salto al Universo

Ningún puente me llevaría a la otra orilla
sólo un increíble salto al Universo

en avalanchas los pájaros escapan
y muchos son tragados por la noche
las voces conocidas ahora se oyen lejos
los recuerdos están dispersos por el mundo
pero todos los muros han sido derribados
y la Isla no se hundirá en lo azul
la libertad ya no es un sueño en labios de poetas

después que fui sacada del abismo
sólo espero un milagro mayor


autor:  Aymara Lorente

Saturday, July 20, 2013

El por qué del amor por el duro exilio

por Aymara Lorente

Muchos hombres y mujeres, a través de la historia de la humanidad, se han visto en la necesidad de vivir en otras tierras, lejos de sus países de origen.  En el caso de nosotros los cubanos, ha sido una emigración masiva que se ha extendido por más de medio siglo.  No hay que entrar en muchos detalles para explicar el por qué de ese escape ininterrumpido hacia otras tierras, en particular los Estados Unidos por su cercanía geográfica y nuestra historia común.  Se trata en general de la búsqueda de la libertad y de la dignidad humana.

Para nadie es un secreto lo difícil que ha resultado la vida de los cubanos en cualquier país que hayan escogido, o que el destino presentó en su camino; sobre todo en los inicios de su exilio.  Sólo con la ayuda de Dios y nuestro esfuerzo individual hemos podido sobrevivir en países donde, en la mayoría de los casos, se habla otro idioma, y el clima así como las costumbres son a veces totalmente diferentes.  Nos hemos tenido que ganar todos nuestros derechos uno a uno, cosa lógica porque simplemente no nacimos donde estamos viviendo.  Precisamente este punto ha sido el que ha engrandecido, en la mayoría de los casos, al cubano fuera de su tierra: el hecho de que tuvimos que volver a nacer, creándonos de nuevo de pie a cabeza en la batalla para que se nos respete como individuos  fuera de nuestro país.   El principal enemigo que considero hemos enfrentado ha sido la desinformación de la opinión pública internacional con relación a la situación de Cuba y a las verdaderas características del régimen de La Habana.  La imagen romántica que el Castrismo logró insertar en las mentes de los ciudadanos del mundo, creó un ambiente favorable para los tiranos y sus representantes, y se convirtió en un muro contra el que hemos tenido que chocar todos nosotros, los que salimos a buscar un nuevo lugar donde rehacer nuestras vidas, y que conocimos en carne propia la verdadera naturaleza de ese gobierno que, afortunadamente, no logró sojuzgarnos ni engañarnos.

Es algo extraordinario constatar como muchos de los exiliados cubanos viven actualmente felices en los países donde se han asentado.  En mi caso, la tranquilidad, la libertad, y sobre todo el respeto que existe en los países democráticos desarrollados por el individuo y sus derechos es lo que me atrapó desde el primer momento, y me hizo sentir de una manera que nunca logré experimentar en mi propia patria debido al control y manipulación que ejerce la tiranía sobre cada persona.  Lo que más uno puede disfrutar en estos países es que de tus acciones depende como se vaya moldeando tu futuro.  Por ello existen múltiples estilos de vida, y cada cual escoge la forma que se acerca más a su propia identidad como ser humano. 

En las últimas décadas, las características de la emigración cubana han cambiado notablemente.  A pesar de eso, el deseo y la búsqueda de dignidad para ellos y sus familias es lo que aun guía a la mayoría.  Es una pena que actualmente muchos no quieran sacrificarse lo suficiente para que sus vidas se transformen por su propio esfuerzo, y que hasta se hayan olvidado cual es el verdadero motivo de la destrucción material y moral de nuestro país.  Si estas oleadas recientes de cubanos que han emigrado trataran de adaptarse más al sistema y características de su nuevo país de adopción, y recordaran sus sueños de libertad individual de siempre, abrieran sus mentes al mundo, dejaran sus ataduras al país que tuvieron que abandonar, lo que no quiere decir que dejemos de sentir por nuestra patria y los que dejamos atrás, pero convirtiéndonos en ciudadanos del mundo, aprendiendo, educándonos, expandiendo nuestros horizontes aprovechando todo lo que ahora se nos propicia.  Estos últimos emigrantes también tendrán un futuro de acuerdo a sus intereses, no diseñado por ningún gobierno o partido.  Es una cuestión de crecer como individuos, dejándonos influir por los mejores aspectos de la sociedad que ahora nos rodea. 

Saturday, July 13, 2013

Dos poemas

La mano del pintor

En una nube de espuma
que los pájaros confunden con su nido
descansa el carruaje recién pintado

la mano del artista melenudo
insistió en llenarlo de estrellas
y parece que no es de este mundo

allí, flotando, también están los caballos
uno es negro azabache y la crin casi se arrastra
pero de pronto vuela
relinchando junto aquél está el inquieto caballo blanco
que no te cansas de mirar

los trazos de colores amenazan
con borrar la pureza de la imagen
temerosa me decido a cerrar los ojos
ahora nadie podrá alterarla


autor:  Aymara Lorente

Poema anteriormente publicado en la revista literaria electrónica The Big Times News que dirigía Enrique Agramonte Robles, fallecido pintor y escritor cubano, y un buen amigo.

&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&


An old poet

Now I know
the man not only can write
he can certainly talk
he can talk with such power
that, in a pass of magic
poetry becomes the ultimate truth

I heard one of his hands is connected
to a remote star
through his arm, fluids
and dust from old ages
return to Earth

when I discovered his thoughts
something in me expanded
I was afraid of revealing
love for little things
and my eternal astonishment
in front of nature

just by looking through his window
this man revived
the Universe’s connections


Autor:  Aymara Lorente


Poema publicado anteriormente en la revista literaria Linden Lane Magazine que dirige la escritora y pintora cubana Belkis Cuza Malé

Saturday, July 6, 2013

Cuando nos alejamos


Por Aymara Lorente

Puede suceder a cualquier edad, provocado por diferentes acontecimientos.  Me refiero a ese triste hecho que representa apartarse de lo que somos, de nuestra esencia.  Pasa mucho con los jóvenes de esta época cuando se desorientan porque piensan que nadie los entiende, no se quieren sacrificar estudiando, o porque sienten miedo, o son atraídos por las cosas materiales y un poco de dinero fácil.  Entonces se rodean de personas totalmente distintas a su naturaleza y tratan de imitarlos para poder formar parte de ese mundo, de “encajar” entre ellos.  Por lo general esas otras personas son inferiores en muchos sentidos porque tienen todo tipo de limitaciones y una falta total de aspiraciones genuinas.  Este tipo de individuo es muy propenso a satisfacerse comprando baratijas o con un poco de dinero, cosas que pueden ser alegría superficial para hoy y vacío espiritual para siempre.

Cuando alguien comienza a alejarse de su verdadera esencia y de los principios en los que se ha criado se está separando de sus sueños de niño y de sus verdaderos gustos y pasiones.  Recordar quienes somos nos devuelve a nuestro sendero, a la paz y a la felicidad.  Los caminos aparentemente fáciles conducen sin remedio a la mediocridad y a la pobreza material y espiritual.  En el caso de los jóvenes, concentrarse por unos años, todos los que sean necesarios, en sí mismos y en los estudios les asegura una vida llena de seguridad económica y de paz.  Así serán en sus años de estudio unos sabios pobres, pero felices.  Se sentirán conformes y tranquilos porque estarán creando, paso a paso, su propio futuro, su propia riqueza y seguridad.  Ya mencionamos que en la vida las cosas que lucen fáciles conducen a la infelicidad, sin embargo, lo aparentemente difícil y trabajoso conlleva a un futuro sólido.

Siempre que nos apartamos de lo que realmente somos, comenzamos a ser consumidos por la tristeza, la amargura y a cometer errores cada vez mayores. Nada nos satisface porque estamos viviendo con las barreras que nos imponen los demás y nuestro propio miedo.  Tanto puede uno perderse en esa equivocación que no nos damos cuenta que son los demás los que tienen limitaciones, y que nosotros no tenemos ninguna, todo lo contrario, pero nos convertimos, por voluntad propia, en víctimas de la pobreza mental y espiritual de otros.